El futuro del buque quimiquero Blue Star

 

 

A primera hora de esta mañana, se retomaban tanto en tierra como a bordo del Blue Star los preparativos para iniciar los trabajos de extracción del combustible del buque.

El temporal de la última noche ha provocado un movimiento en el quimiquero, pero no precisamente para ayudar a que salga de su encallamiento, sino que lo ha desplazado algo más hacia la costa y la proa ha quedado prácticamente al aire.

La Delegación de Gobierno en Galicia informaba poco antes de las 9 horas de esta mañana de que el Helimer estaba procediendo al traslado de técnicos y miembros de la tripulación, que ayer fue evacuada  a petición de la naviera, a bordo del quimiquero para retomar las labores que permitan iniciar el bombeo de las 45 toneladas de fuel y 60 de gasoil que siguen en la popa del buque.

En tierra, se rematan las tareas de acondicionamiento del camino que utilizarán los ocho caminones cistera que transportarán el combustible trasvasado desde el buque a través de mangueras. Aunque aún queda trabajo pendiente. De hecho, habrá que construir una solera de hormigón en las inmediaciones del cantíl, punto desde el que, a través de una tirolina, se trasladará al barco los equipos de bombeo más pesados.

Los cuerpos de seguridad regulan desde ayer el acceso a las inmediaciones de la zona cero y está en marcha un dispositivo especial de vigilancia y control del tráfico.